Pasos para calcular la amortización acumulada de un inmovilizado

Pasos para calcular la amortización acumulada de un inmovilizado
5 (100%) 1 vote[s]

En España hace doce años se oficializó el Real Decreto 1514/2007 que aprobó el Plan General de Contabilidad (PGC). El tema causó mucho revuelo en la nación, ya que se trata de un documento que establece los lineamientos contables que deben aplicar las empresas. Básicamente, desde su creación las grandes, pequeñas y medianas empresas deben regirse por él. El texto alberga infinidad de lineamiento, no obstante, en este artículo queremos enfocarnos en la amortización acumulada de un inmovilizado.

Por esta razón, trataremos los siguientes puntos: qué es, caso de activo o pasivo respectivamente, asiento, saldo deudor o acreedor y su clasificación. Primero que nada, debes saber que la amortización forma parte de estas nuevas medidas implementadas por la PGC. Por su parte, el documento cuenta con nueve grupos clasificatorios, y por supuesto cada uno tiene sus propios subgrupos. El tema de nuestra elección forma parte del subgrupo número 28.

¿Qué es la amortización acumulada?

amortización

Al escuchar o leer el término amortizar, muchas veces recurrimos al diccionario puesto que no se trata de un concepto cotidiano. En el diccionario nos indican que se trata del pago de una deuda. Sin embargo, en el contexto de la contabilidad y las empresas este término va mucho más allá. La amortización representa las pérdidas de dinero o valor del negocio, bien sea activo o pasivo. De manera que el activo refleja aquellos bienes, recursos y derechos con los que el negocio cuenta. Mientras que el pasivo es el indicador de las deudas y obligaciones de pago de la compañía.

Cabe destacar que, independientemente del elemento, estos deben obligatoriamente recibir una determinada amortización. La aplicación y el cálculo se realizan mediante un porcentaje del valor en total. Una vez que se haya sacado el cálculo, se obtendrán las cuotas que se suman al final. Por esta razón, se puede decir que la amortización acumulada es la sumatoria de todas las cuotas concretadas.

Por otro lado, con el término de inmovilizado se reúnen los elementos del patrimonio que recaen sobre el activo. Además de ello, se trata de elementos permanentes que no son objeto de venta. De igual manera, es propicio mencionar que existen dos tipos de inmovilizados: el material y el inmaterial. Por supuesto, se sobre entiende que los materiales son los bienes tangibles y los inmateriales los intangibles.

Elementos aptos para recibir amortización

Activos

Básicamente, consiste en los elementos que utiliza la empresa para su propia actividad y producción. Dentro de la materia de contabilidad, representa la depreciación del elemento durante su duración. Cabe destacar que los bienes que le pertenecen al inmovilizado pierden cierta cantidad de valor debido a su uso. De esta manera, es posible determinar que en este caso la amortización juega el rol de una cifra compensatoria. La compensación igualmente representa la pérdida de valor del elemento. Los inmovilizados que son aptos para recibir la amortización son los siguientes:

  • Material: tal es el caso de las maquinarias, equipos eléctricos y electrónicos, medios que sean utilizados para transporte e incluso algunas estructuras como edificios.
  • Inmaterial: marcas registradas, registros de patente, publicidad, entre otros.

Pasivos

En cuanto a los elementos pasivos de una empresa, podemos percibir los préstamos y créditos. Los préstamos que se hacen deben ser cancelados en varias cuotas de pago. Cabe mencionar que estos generan otros gastos tales como: las comisiones de intereses, las cuales van aparte de la cantidad de dinero prestada. De esta manera, la amortización se hace efectiva en cada pago de préstamos o créditos que se devuelve. Por ello, se puede decir que la amortización acumulada es la sumatoria de todas las cuotas que se hayan pagado. Por su parte, los intereses no forman parte de la misma.

¿Cuál es el propósito de la amortización acumulada?

amortización propósito

En primer lugar, hay que aclarar que como toda técnica de la contabilidad busca mantener una imagen fiel y transparente. Las adquisiciones que hacen las empresas en cuanto a bienes materiales son contabilizadas por su valor de compra. Además, sirve para determinar la utilidad de estos bienes, ya que en consecuencia de su utilización estos van perdiendo valor.

En ese caso es cuando el contador debe tener todo registrado y controlado para que las cuentas del negocio estén supervisadas. De esta manera, el propósito de la amortización acumulada es mantener el control y registro de los valores, utilidad y gastos de los bienes. Finalmente, se puede decir que valor del bien quedará determinado por su valor inicial menos la amortización aplicada a lo largo del tiempo.

¿Cómo se calcula en los elementos activos?

Como ya mencionamos anteriormente, la amortización se hace efectiva mediante cuotas de pago anuales. Por ello, la cuota que refleja esta técnica es el resultado de la multiplicación entre el tipo de amortización por la base amortizable. El tipo de amortización será el porcentaje, mientras que la base es el valor de compra del bien menos el valor residual.

Por otro lado, el método más utilizado y sencillo para calcular la amortización específicamente en los elementos activos es el lineal. El cual determina un porcentaje fijo en relación al valor inicial de compra del bien, porque asegura el monto de las cuotas durante todos los años. De igual manera, el encargado y especialista en materia de contabilidad debe tener en cuenta los porcentajes de amortización. En la actualidad, España dispone de porcentajes y normativas establecidas para regular estas transacciones.

En conclusión, se determina que la amortización acumulada viene siendo prácticamente una cuenta destinada a los gastos. Por supuesto, tiene una clasificación y con ella traen una serie de lineamientos. En el caso de los elementos activos, se trata de las pérdidas de valor de las empresas. Mientras que en los elementos pasivos sería el pago al año de las deudas que se vayan acumulando.

Deja un comentario