¿Cómo calcular el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados ?

En España existen diversos impuestos que componen las obligaciones fiscales que debemos asumir. Es una amplia lista de tributos que aplica para personas, empresas, organizaciones o actividades. En la actualidad, uno de los más utilizados es el de Actos Jurídicos Documentados (AJD). Este también se conoce como el impuesto de las hipotecas, debido a que se pagar cuando se firma un préstamo hipotecario.

Seguramente tienes muchas dudas sobre este tributo que, como su nombre lo indica, se constituye en documentos legales. Con precisión detallamos que grava en como los documentación con carácter mercantil, notarial o administrativo. A continuación, en este artículo, te enseñaremos a calcularlo y te daremos datos importantes sobre este tema. Lee con detenimiento y atención este texto para que puedas realizar el procedimiento correspondiente.

Información de interés sobre el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados

En los artículos que van desde el 27 al 44 del Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, se avala el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD). Con el mencionado decreto, se aprobó el Texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

El AJD se tributa desde 2009 en las poblaciones de España por ello se reguló el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía. Se considera como uno de los impuestos con complejo régimen jurídico, ya que en cada zona es posible que existan modificaciones de las normas tributarias.

¿Cuánto debo pagar?

Como hemos dicho anteriormente, este tributo aplica en la siguiente documentación:

  • Mercantil: Aplicará cuando se trate de la expedición o emisión de documentos que tengan la función de giro o incorporen un crédito susceptible de ser transmitido o endosado. Aplica para aquellos certificados de depósito transmisibles, letras de cambio, cualquier título de deuda corporativa que no supere los 18 meses, entre otros.

Es necesario destacar que el responsable del pago del impuesto será toda persona u organismo que forme parte del cobro de los efectos o de la negociación en cuestión. En el caso de los documentos de empresas, el pago de este impuesto se devengará cuando se origine la expedición o liberación del mismo.

  • Notarial: Existen dos cuotas, fija y variable. La primera es por copias de escrituras, actas notariales y demás documentos, incluyendo los testimonios. Estos se realizan en papel timbrado por 0,30 euros por pliego, mientras que por folio se paga 0,15. Ello, quedará a elección del notario que haga el trámite.

Con respecto a la cuota variable, esta aplicará cuando exista objeto o cantidad evaluable y se debe pagar para las primeras copias de escrituras y actas notariales. Además, estas deberían contener actos o contratos inscribibles en los organismos de registro pertinente. Por ejemplo: Se someterán a esta última cuota, las transmisiones de inmuebles que tributen por el IVA o de operaciones registrables como una segregación. Sin embargo, estos documentos tributan según el tipo de gravamen que apruebe la Comunidad Autónoma y, en su defecto, se paga al 0,50%.

  • Administrativo: En esta área, aplican las escrituras que entran en este apartado son aquellos que traten la rehabilitación y transmisión de grandezas y títulos nobiliarios. En estos casos, el impuesto tributa a través de una escala de gravamen. También, el aspecto administrativo aplica para aquellos documentos de anotaciones preventivas que se realicen en los registros públicos. Estos deben tener por objeto un derecho o interés valuable. El tipo de gravamen es del 0,50%.

Es importante saber que, en cada Comunidad Autónoma, se establecen reglas distintas. Es por ello que recomendamos ubicar la asesoría necesaria para que evites problemas o errores a la hora de hacer esta tramitación.

¿Cómo se conoce el valor de importe?

El valor de este importe se conocerá partiendo de dos factores: El valor de la hipoteca y la comunidad autónoma en la que realizarás el procedimiento. Este valor oscila entre el 0,5 % y el 1,5 % sobre el valor de compraventa del inmueble. Con precisión detallamos los tipos generales del AJD:

  • 1,5 %: en Andalucía, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Murcia.
  • 1,25 %:  Castilla – La Mancha.
  • 1.2 %: Asturias, Baleares y Extremadura.
  • 1 %:  Canarias, Cantabria y La Rioja.
  • 0.75 %: Madrid, 0,75%.
  • 0.50 %: Cauta, Melilla, Navarra y el País Vasco.

¿Cómo calcular el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados?

Una vez que conocemos los porcentajes pertenecientes a los tipos generales del AJD en cada Comunidad Autónoma, te enseñaremos a calcular cuánto deberías pagar por este impuesto. El ejemplo lo haremos con la obtención de una hipoteca en Madrid de 250.000 euros. Muchos piensan que es un procedimiento difícil, pero no. Es muy fácil y sencillo conocer cuánto te tocaría pagar.

Lo primero es conocer el tipo general. En el caso de nuestro ejemplo: una hipoteca en Madrid de 250.000 euros, se aplicaría el 0,75 %. Sin complicaciones, la fórmula funciona multiplicando el importe de la hipoteca por el tipo general. Es decir, Impuesto de Actos Jurídicos Documentados = Importe x Tipo General.

Concretamente y continuando con nuestro ejemplo, el resultado sería Impuesto de Actos Jurídicos Documentados = 250 mil euros x 0,75 % = 187.500 euros. 

Como pudiste notar, es muy fácil hacer el cálculo. Sugerimos tener en cuenta todos los tipos generales del impuesto de AJD para que puedas obtener la totalidad de los costes que deberás asumir cuando te toque realizar un trámite de este tipo. Esperamos haber podido aclarar todas tus dudas sobre el tema.

Deja un comentario