Facturar sin ser autónomo • Conoce si el procedimiento es legal y cómo hacerlo

¿Es posible facturar sin ser autónomo? La pregunta se ha hecho recurrente entre los freelancer. Pero también ha sido objeto de  debate para encontrar una respuesta que se acople a la normativa laboral vigente, sin que necesariamente derive en desventajas para quienes han optado por los trabajos por cuenta propia.

La interrogante se viene ante las altas sumas de dinero que deben pagarse como cuota mensual en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social (RETA), sin que el organismo preste mayor atención a los pocos ingresos de un emprendimiento, sobre todo cuando recién empieza.

Pero para conocer una respuesta más sincera sobre la legalidad de facturar sin ser dado de alta como autónomo no dejes de leer este artículo. Aquí encontrarás todo cuanto necesitas para facturar.

Elementos a considerar para facturar como autónomo

Antes que nada, es indispensable saber que para lograr la autonomía laboral hay que someterse a dos pasos importantes. Tanto que resultan indispensables si quieres darte de alta como autonónomo por primera vez. Y esos son:

Darse de alta como autónomo en Hacienda

Se realiza por medio del modelo censal 036 o 037. Si bien es un procedimiento completamente gratis, implica la presentación del IVA e IRPF. También se exige el pago de los impuestos a los que haya lugar.

Darse de alta como autónomo en RETA

Es un proceso imprescindible y debe llevarse a cabo después (o a la par) de haberse dado de alta como autónomo en Hacienda. Seguridad Social exige entre sus requerimientos el pago de hasta 300 euros al mes para mantener legal tu estatus como autónomo.

Es posible acogerse a una tarifa plana que no supera los 50 euros por mes, pero de igual forma implica el desembolso de dinero que tal vez no esté al alcance por ser nuevo en el campo o sencillamente porque tu emprendimiento o labor por cuenta propia no ha dado buenos resultados.

¿Es legal o no?

Actualmente existen personas que realizan trabajos freelance. Pueden ser periodistas, maestros, plomeros o electricistas, cuyas cuentas no siempre suman a su favor, pues apenas ganan lo justo para sobrevivir.

Entre costear sus necesidades básicas y honrar compromisos mensuales con RETA por la autonomía, surge la duda sobre la posibilidad de facturar sin ser autónomo hasta que los ingresos mejoren y asumir responsablemente los compromisos de ley.

No va contra las normas siempre que se cumpla con estos requerimientos:

  • Que la actividad económica no sea habitual y que no suponga un ingreso adicional; es decir, que sea tu única fuente de ingresos. Si este es tu caso, entonces no habrá ningún problema en emitir facturas sin haber solicitado el alta como autónomo
  • Que los ingresos obtenidos como trabajador por cuenta propia no superen el Salario Mínimo Interprofesional que son 950 euros al mes en España

La línea entre la certeza y la confusión en torno a este tema es muy delgada. Por esta razón hay que tener claro qué es lo que Seguridad Social realmente considera habitual. De esta manera, evitarás problemas y, claro está, sanciones futuras.

No se le considera habitual a una actividad freelance que represente tu sustento de vida, pero sí a los trabajos complementarios u ocasionales.

Si la facturación se realiza cada mes y siempre por la misma cantidad de dinero, Seguridad Social entiende que la actividad económica es permanente (no ocasional), por lo que si no tienes tu autonomía podrías incurrir en violación a la norma si emites facturas bajo esta condición.

¿Cómo facturar?

Hay una sola cosa que no puedes dejar pasar por alto para facturar aún sin ser un autónomo: Obligatoriamente debes darte de alta en Hacienda. Ya hemos explicado cómo hacerlo, pero una vez que lo hayas conseguido utiliza un programa de facturación online que gestiona los compromisos fiscales.

No olvides hacer declaraciones trimestrales de los ingresos obtenidos por IVA a través del modelo 303; y por IRPF por medio del modelo 130.

Es importante mantenerte al día con Haciendo y honrar compromisos periódicamente. Otras compañías con las que trabajan lo harán seguramente, así que a través de ellas el organismo podría percatarse de la falta y aplicar sanciones.

Si ya has facturado y cumplido con las cuotas establecidas por Hacienda podrás darte de baja. Y lo harás utilizando los mismos métodos que cuando decidiste darte de alta.

Evita usar a un tercero para facturar. Muchos freelance confían en servicios autónomos de cooperativas para agilizar procesos de facturación, pero desde hace algunos años están bajo el escrutinio de la Inspectoría del Trabajo, al considerar sus métodos como fraudulentos.

¿Qué sucede si un trabajador que factura sin ser autónomo es descubierto?

Si un trabajador es descubierto mientras factura sin ser autónomo y sin cumplir con los puntos establecidos en la norma, inmediatamente será dado de alta en la Seguridad Social desde la fecha que esta considera tuvo que haber formalizado el registro.

Pierde el derecho a bonificaciones como la tan conocida tarifa plana.

Pero además, obligará a cancelar cuotas cada mes desde que el trabajador se dio de alta en Haciendo, con un recargo de hasta 10 %, siempre que el conflicto se resuelva en menos de un mes y se haya cumplido con las cuotas con el organismo tributario.

De comprobarse que además has defraudado a Hacienda al no declarar las obligaciones fiscales que corresponde como freelancer, este organismo tributario impondrá una sanción igual que la de Seguridad Social.

Dudas recurrentes

¿Puedo darme de alta si tengo pérdidas? La respuesta es un rotundo SÍ. Para mala fortuna de un trabajador freelance, aún cuando su labor arroje pérdidas, debe darse de alta si el trabajo es habitual.

De igual forma, la norma obliga a los ciudadanos a darse de alta si trabaja por cuenta ajena y realiza trabajos propios de manera constante a la vez. Siendo así, la cuota mensual será reducida, pues desde el empleo formal se lleva a cabo deducciones por concepto de seguridad social.

Deja un comentario