Asiento contable de arrendamiento de inmueble

Asc 842 contabilidad de arrendamientos

En la explotación (arrendamiento) de un inmueble se incurre en numerosos costes y gastos. Dependiendo del contrato de arrendamiento, algunos de estos costes/gastos pueden ser recuperados de los inquilinos. Por ello, a veces se distinguen como costes o gastos «recuperables» y «no recuperables». El registro adecuado de estos costes es cada vez más crítico e importante, ya que no todos los costes se cargan en el año en que se incurre en ellos; algunos se difieren y se amortizan a lo largo de los períodos útiles o beneficiosos.

Este post proporciona directrices sobre cómo registrar (hacer asientos en el diario) los costes y gastos incurridos en la operación del negocio de la propiedad (arrendamiento), desde el lado del propietario de la propiedad – a menudo llamado como «arrendador». Como siempre, viene con ejemplos de casos para que usted vea la aplicación real en un negocio de arrendamiento de bienes inmuebles.

Algunos de los tipos de costes más comunes en los que se incurre en una propiedad en funcionamiento son: Servicios de limpieza; Seguridad; Agua; Electricidad; Calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC); Nómina; Seguro; Reparaciones y mantenimiento; Costes de arrendamiento; Costes de cierre del préstamo; Gastos de gestión; Impuestos sobre la propiedad; Impuestos sobre ventas y uso; Devoluciones de servicios adicionales.

Arrendamiento financiero

Los acuerdos de arrendamiento de bienes inmuebles, instalaciones y equipos se clasifican como acuerdos de compra de arrendamiento o acuerdos de alquiler de arrendamiento. Los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados y la normativa gubernamental exigen que los contratos de arrendamiento con opción de compra se registren como si se tratara de la adquisición de bienes de capital. El efecto de los contratos de arrendamiento en las operaciones futuras debe ser revelado en las notas a los estados financieros.

Cualquier contrato de arrendamiento que pueda ser cancelado en cualquier momento (sin más que una notificación previa nominal o el pago de una penalización nominal) por parte del arrendador o del arrendatario se considera un contrato de alquiler.

Todos los nuevos arrendamientos y subarrendamientos de bienes inmuebles deben iniciarse a través de la Oficina Inmobiliaria. Los departamentos con necesidades de espacio cambiantes deben ponerse en contacto con su dirección ejecutiva y con la Oficina de Bienes Inmuebles para comunicar su necesidad prevista. Una vez obtenida la aprobación de la dirección ejecutiva, la Oficina de Bienes Raíces comenzará el proceso de localización de un espacio adecuado y de negociación de un nuevo contrato de arrendamiento.

Asientos contables de los arrendamientos operativos

La idea principal de la NIIF 16 es eliminar la contabilidad de los arrendamientos fuera del balance, eliminando así la diferencia entre los arrendamientos operativos y los financieros.    Anteriormente, los pagos de los arrendamientos operativos se cargaban a la cuenta de resultados, pero con la introducción de la NIIF 16 en enero de 2016, los arrendamientos operativos deben ser reportados como activos RoU, lo que a su vez tiene un impacto favorable en el beneficio operativo, la solvencia, el EBIT y el EBITDA.

Nota: Si una empresa no utiliza el componente de Contabilidad de Activos, la empresa puede elegir el Tipo de Integración de Contabilización Directa del Balance en el Customizing de RECECUST… Configuración de control para cada tipo de contrato en la sociedad

Tenemos una propiedad alquilada para la que la empresa ha firmado un contrato de arrendamiento de tres años con un arrendador con una frecuencia de pago mensual que debe pagarse por adelantado cada mes. El alquiler mensual es de 10.000 AED. El tipo de interés es del 2%, que se utilizará para descontar los flujos de caja futuros a su valor actual. En este sentido, se ha creado un contrato con un valor de (10.000*36)=360.000 AED con cierta información crítica actualizada en la pestaña de parámetros de valoración del contrato.

Arrendamiento bruto

Las transacciones de venta y arrendamiento posterior han sido populares durante mucho tiempo porque presentan beneficios tanto para el vendedor-arrendatario como para el comprador-arrendador. Sin embargo, la contabilidad de estas transacciones ha cambiado significativamente con la publicación por parte del FASB de nuevas normas de reconocimiento de ingresos y de contabilidad de arrendamientos en los últimos años.

La nueva norma de contabilidad de arrendamientos del FASB ha hecho menos difícil determinar si el control ha pasado de un vendedor-arrendatario a un comprador-arrendador cuando los activos están en construcción. No obstante, los preparadores de los estados financieros de las organizaciones con acuerdos de arrendamiento complicados pueden tener dificultades para aplicar estas disposiciones.

Publicada en 2016, la norma de contabilidad de arrendamientos del FASB (Tema 842 de la ASC de la FASB, Arrendamientos) requiere que las partes arrendatarias registren los activos de derecho de uso y las obligaciones relacionadas en relación con los arrendamientos operativos de más de 12 meses. Con la normativa anterior (ASC Topic 840), los pagos asociados a los arrendamientos operativos se trataban como gastos, por lo que dichos arrendamientos no se registraban en los balances de las entidades. La nueva norma tiene un impacto cosmético en las transacciones de arrendamiento que anteriormente cumplían los criterios del Tema 840 para los arrendamientos de capital. El resultado es una nueva clasificación de estos arrendamientos como arrendamientos financieros, que según las directrices actuales se clasifican como activos intangibles de derecho de uso sujetos a amortización. Por lo que respecta al arrendador de estas operaciones, la nueva norma mantiene las mismas clasificaciones de los arrendamientos (operativos, de financiación directa y de venta), aunque los criterios de clasificación de los arrendamientos han cambiado. Además, la contabilización de estas transacciones por las partes arrendadoras se ve afectada por los nuevos principios de reconocimiento de ingresos codificados en el Tema 606 de la ASC, Ingresos procedentes de contratos con clientes.

Deja un comentario