Rescindir contrato de alquiler por fuerza mayor

Cláusula de fuerza mayor en el contrato de arrendamiento

En el asunto del May Trust [2021] JRC 137 se trataba de una solicitud presentada por el fideicomisario de Jersey del May Trust («el fideicomiso») ante el Tribunal Real de Jersey, en la que se solicitaba su aprobación y/o sanción de la

En Singularis, como es bien sabido, la Junta del Consejo Privado consideró la doctrina del universalismo modificado según la cual, en términos generales, un tribunal prestará toda la asistencia que pueda a los procedimientos de insolvencia extranjeros, …

Conocido como centro internacional de negocios y sede de empresas multinacionales, Hong Kong sigue siendo hoy en día uno de los centros de negocios más atractivos para empresarios y organizaciones.

Lo necesitamos para poder emparejarle con otros usuarios de la misma organización. También forma parte de la información que compartimos con nuestros proveedores de contenidos («Colaboradores») que aportan Contenidos de forma gratuita para su uso.

Ejemplo de cláusula de fuerza mayor en un contrato de alquiler

Se produce cuando las obligaciones derivadas de un contrato o arrendamiento no pueden cumplirse debido a circunstancias imprevistas o a un acontecimiento incontrolable. Si se frustra el contrato de arrendamiento, éste se da por terminado y cada parte queda liberada de sus obligaciones en virtud del contrato.

En un caso en el que un residente se trasladó fuera de su casa durante 10 días para cumplir una orden de aislamiento del gobierno, el Tribunal sostuvo que la interrupción no frustró el contrato de arrendamiento porque no se esperaba que durara el plazo del contrato o un período largo de ese plazo no vencido.

No hay ningún caso sobre este punto en Australia y, recientemente, el Tribunal Superior de Inglaterra y Gales consideró que la interrupción no era suficiente para frustrar un contrato de arrendamiento, ya que el arrendatario podía seguir alquilando el local (aunque en circunstancias menos deseables).

El pago de la renta es un término material de un contrato de arrendamiento y la falta de pago da al arrendador el derecho automático de rescindir el contrato y volver a entrar en el local si el impago se prolonga durante 14 días después de la notificación.

Acuerdo de alquiler por ley

El cierre ha hecho temblar la economía. La capacidad de la gente para gastar dinero ya no es lo que era. Esto también ha tenido un efecto significativo en las relaciones entre propietarios e inquilinos. Mientras que la capacidad de los inquilinos para pagar el alquiler se ha visto afectada negativamente, la economía de los propietarios también se ha visto perturbada. Los inquilinos solicitan que se les exima del pago del alquiler porque no han podido acceder a sus locales o porque sus ingresos se han visto afectados.

Aunque la Ley de Contratos de la India no se refiere a la «fuerza mayor» como tal. El término se utiliza como una etiqueta conveniente para referirse a una circunstancia estipulada previsible o a una fuerza superior sobrevenida que impide que alguien cumpla su parte del contrato.

La aparición de una «fuerza mayor» desencadenaría las consecuencias estipuladas en el contrato. Una cláusula de fuerza mayor típica definiría en primer lugar los acontecimientos que constituirían una «fuerza mayor» y, a continuación, especificaría las consecuencias que se derivarían si se produjera dicho acontecimiento. La redacción de la cláusula decidirá si un acontecimiento específico entra dentro de la cláusula de fuerza mayor y qué consecuencias debe tener. La fuerza mayor no es una varita mágica con la que se extinguen todas las obligaciones contractuales, como el pago del alquiler.

Cierre por fuerza mayor

Un aplazamiento o reducción del alquiler debe documentarse en una adenda formal al contrato de arrendamiento para excluir cualquier riesgo de rescisión por defectos de forma escrita. Un acuerdo de aplazamiento no sólo afecta a las modalidades de pago del alquiler, que pueden ajustarse durante un breve periodo de tiempo incluso sin una adenda formal, sino que también restringe temporalmente el derecho del arrendador a rescindir el contrato de arrendamiento por causa. A este respecto, debe celebrarse un apéndice para cumplir con el requisito legal de la forma escrita.

En general, no. El arrendador puede tener derecho a denegar el cumplimiento en relación con la entrega del local arrendado si ésta aún no se ha producido. Sin embargo, para poder hacerlo, debe haberse hecho evidente después de la celebración del contrato de arrendamiento que el inquilino no podrá pagar el alquiler. El inquilino puede evitar el derecho del arrendador a negarse a cumplir el contrato prestando una garantía.

Incluso en el caso de órdenes de cierre legales, los inquilinos pueden tener derecho a ciertas compensaciones contra las autoridades públicas en casos individuales y bajo condiciones específicas. Estas indemnizaciones pueden cubrir, por ejemplo, los gastos de funcionamiento y de remuneración en curso.

Deja un comentario