Cómo se deduce el traspaso de un negocio

El camino de los negocios y el emprendimiento en arduo. Comenzar un proyecto requiere de mucho esfuerzo, determinación y capital económico. Sin embargo, las circunstancias no siempre terminan siendo las ideales. Y llega el momento de decidir qué hacer con un local comercial que, posiblemente, ya no puedas mantener. En ese punto de incertidumbre es cuando llega la creatividad y obliga a reinventarse o, simplemente se toma la decisión de realizar el traspaso de un negocio.

Transferir un establecimiento no siempre va del todo mal. Sobre todo para quienes desean incursionar en el mundo comercial sin empezar de cero. Esta también es una oportunidad para las personas que aspiran a trabajar como autónomos y ser parte del crecimiento de pequeñas y medianas empresas.

Pero, siempre es importante tener en cuenta que, en España existen normas que rigen todos los procesos legales, tributarios y comerciales. En este caso, te enseñaremos cómo hacer un traspaso y cómo se deduce este trámite.

¿Qué es el traspaso de un negocio?

El traspaso de un negocio es un acuerdo donde dos partes pactan un contrato de alquiler de un local comercial  a cambio de un pago específico. Es importante tener en cuenta que, adicional al establecimiento como tal, en este convenio también se ceden todos los activos tangible que posea el establecimiento, tales como productos, mobiliarios, mesas y más; así como los activos intangibles como los clientes, el posicionamiento y la marca.

Bajo este concepto, el contrato de arrendamiento puede ser una oferta beneficiosa para quien recibe el negocio. De esta manera puede emprender de forma independiente en un espacio donde ya se ha ganado clientes, reconocimientos, productos y más. Así como también es óptimo para quien entrega porque recibe un pago acordado por un espacio que, posiblemente, ya no le era rentable mantener.

¿Cómo se deduce el traspaso de un negocio?

Los aspectos fiscales es uno de los tantos temas de interés entre las partes. Para lograr un acuerdo, es necesario realizar un proceso de negociación donde los interesados abordarán temas en común. El impuestos, posibles deudas, facturas y más son imprescindibles para concretar el proceso. Por ello, es de suma importancia tener en cuenta cómo juega el proceso tributario para ambas partes.

Cuando se realiza el traspaso del negocio en su totalidad, se debe tener en cuenta que este trámite no supone el pago del Impuesto Sobre el Valor Agregado (IVA), gracias a que las leyes no estiman este adicional sobre la tarifa. Lo ideal es que el establecimiento continúe su actividad económica y las facturas se emitan a nombre del nuevo dueño.

En caso de que se haga un traspaso de un espacio del negocio o de artículos del mismo, sí es necesario abonar el IVA y el Impuesto de Transacciones Patrimoniales (ITP) cuando se trata de coches de la empresa.

En la Declaración de la Renta, cuando coincida con personas físicas, el traspaso de un negocio aplica como ganancia patrimonial. Es necesario declarar el importe del trámite. En caso de que se trate de una persona jurídica, este proceso se tributa en el Impuesto de Sociedades.

Aspectos fiscales para el dueño

Cuando exista una condición en la cual el propietario cobrara una parte del traspaso, entonces esta cuantía sí debe facturarse con IVA. En la Declaración de la renta este proceso se grava como rendimiento del capital inmobiliario.

Aspectos fiscales para el receptor

En cuanto a quien recibe, no supone grandes cambios fiscales cuando el negocio completo queda en sus manos. Sí verá un proceso tributario mayor en las próximas declaraciones.

¿Cómo hacer el traspaso de un negocio?

El traspaso de un negocio es un proceso que no requiere grandes complejidades. La mayor parte del trámite se llega en las negociaciones que se plasman, posteriormente, en el contrato de alquiler. Este documento debe contener las cláusulas importantes para ambas partes. Aunque el dueño procure imponer su decisión sobre algunos puntos, es indispensable negociar aquellas que no resultan convenientes.

Si estás en proceso de hacer el traspaso de un negocio, aquí están los pasos que debes seguir:

Paso uno: Difusión

Desde las plataformas del negocio se debe notificar a los interesados que se planea hacer un traspaso para que, el inquilino interesado pueda hacer la solicitud formal.

Paso dos: Adquirir información

Los interesados en realizar la transferencia deben entrar en el trámite informativo. Este consiste en conocer el inventario, características y crecimientos de la empresa, costes, licencias, impuestos y demás.

Paso tres: Valorar el traspaso

En este paso el dueño será quien tenga más peso, pero siempre es importante llegar a acuerdos. Existen, además, distintos aspectos que podrían ayudar a valorar el negocio como: los beneficios a recibir, los activos que se dejan dentro del espacio y más.

Paso cuatro: Contrato

El contrato es el centro de todo el proceso porque en él se resguardan todas las cláusulas con las cuales se llevará a cabo la negociación.

Paso cinco: Traspaso

Después de firmar el contrato y cumplir con las cláusulas, solo queda efectuar el trámite y listo.

Deja un comentario