Descarga la Carta Modelo subrogación de trabajadores de una empresa a otra en Pdf y Word

La subrogación es el cambio de una empresa a otra. Es decir, cuando uno o todos los trabajadores se someten al cambio de empleador y de compañía. Esto ocurre, comúnmente, porque una industria más grande, absorbe a este o, sencillamente, la empresa decide cambiar de nombre.

Este tipo de información puede tomar por sorpresa al trabajador o puede ser un hecho para todos. Sin importar la situación, se debe tener en cuenta que el empleador para el cual se trabaja, debe notificar con anticipación.

 

 

La nueva empresa debe respetar los derechos y obligaciones que tenía el empleado en su puesto laboral anterior. Esta, también debe informar a los trabajadores sobre la decisión y enviar una copia de la carta de subrogación al Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe). Aquí vamos a date toda la información que necesitas.

¿Qué es la carta de subrogación y cuál es el plazo de comunicación a los empleados?

carta de subrogación

La carta de subrogación es la vía por la cual se le notifica al colectivo dentro de la empresa que ya no trabajan para ella. Que sus actividades se continuarán desempeñando bajo otra administración en otra compañía. Pueden existir otras modalidades, como por ejemplo, que el dueño de la industria -en caso de no ser muy grande- converse con sus trabajadores o con sus representantes y exponga las razones de la subrogación.

Sin embargo, la emisión de la carta es el mecanismo legal establecido en el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores. Se debe tener en cuenta, también, que el documento debe llegar a cada trabajador. Eso quiere decir, que la carta es individual.

En cuanto al plazo de comunicación, la ley no establece un lapso de tiempo fijo. Pero, en el apartado 8 del artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores indica que “(…) El cesionario estará obligado a comunicar estas informaciones con la suficiente antelación y, en todo caso, antes de que sus trabajadores se vean afectados en sus condiciones de empleo y de trabajo por la transmisión.”

Aunque no especifica cantidad de días, sí obliga a informar con “suficiente antelación”. Eso quiere decir, que la empresa debería notificarlo entre 30 a 15 días antes de que se realice el cambio. La idea es evitar que los trabajadores sufran el menor riesgo posible de vulnerar sus derechos.

La tarea del trabajador y la nueva empresa

Es común que, quien recibe la carta sienta temor sobre su estabilidad laboral. Sin embargo, es momento de disipar todas las inseguridades porque la nueva empresa está obligada a garantizar el mismo cargo, las mismas condiciones laborales, sueldos y funciones que le correspondían anteriormente.

Según la jurisprudencia, la jornada laboral, turno y salarios se pueden modificar cuando exista una razón objetiva que lo justifique. Esta causa debería ser económica, de producción, de organización o técnica. En caso contrario, el nuevo empleador no puede desmejorar las condiciones del nuevo personal.

Una situación que sí puede ocurrir es que, la nueva administración decida cambiar de lugar a un grupo o un trabajador. Dependiendo de, si el traslado es temporal o definitivo, el empleador debe tomar medidas para mudar al empleado en conjunto con su familia a un nuevo espacio. Sin embargo, esta movilidad debe responder a causas justificadas económicas, de producción, de organización o técnica.

En caso de esta última sea un medida arbitraria y que no corresponda con lo establecido en la ley, el trabajador tiene mecanismos, establecidos en el artículo 40 y 41 del Estatuto de los Trabajadores.

Deja un comentario