Diferencias entre una Sociedad Limitada de una Sociedad Limitada Unipersonal

Emprender en España y en cualquier parte del mundo es un camino largo y arduo. Cuando un autónomo decide formalizar legalmente su proyecto, acertar con la terminología correcta es indispensable para determinar la identidad de la nueva empresa.

En este punto es común caer en confusión sobre los conceptos y las diferencias que pueden existir entre una Sociedad Limitada, mejor conocida por su acrónimo (SL) y una Sociedad Limitada Unipersonal, identificada como (SLU). Ambas parten de la misma idea, pero tienen pequeñas vertientes que abren paso a distintos procedimientos.

Justo este concepto genera desconcierto en quienes desean recorrer el camino hacia este proceso legal y tributario. Pero, aunque estas diferencias suelen ser pequeñas, son indispensables conocerlas bien para marcar el punto de partida e identificar cuál de ambas es la ideal, según el tipo de actividad comercial.

¿Qué es una Sociedad Limitada y una Sociedad Limitada Unipersonal?

Previo a identificar los puntos que las diferencian, es importante esclarecer los conceptos que dan vida a cada una de ellas. España, al igual que todos los países que componen el continente europeo, tiene estrictas leyes fiscales sobre los ciudadanos, más aún sobre quienes deciden iniciar un proceso como persona jurídica. Este suele ser una de los principales inseguridades para emprender.

Tantos los autónomos como quienes apuestan por una Sociedad Limitada deben cumplir con rigurosos procesos e impuestos que suponen una suma grande de capital. Pero resguardan ciertas ventajas que vamos describir a continuación.

¿Qué es una Sociedad Limitada (SL)?

En palabras simples, la SL es una sociedad mercantil que funciona bajo el concepto de una persona jurídica. La idea parte de dos o más personas que deciden juntar dinero, bienes y propiedades en común con el fin de trabajar juntos y obtener ganancias por igual.

También conocida como una Sociedad de Responsabilidad Limitada, es la figura más usada por los pequeños profesionales dentro del territorio nacional. Esto responde a que limitan toda la responsabilidad a la inversión que se aporta y no deben responder sobre su patrimonio personal.

¿Qué es una Sociedad Limitada Unipersonal (SLU)?

La Sociedad Limitad Unipersonal es, básicamente, una modalidad de trabajo en la cual no se desea actuar como un autónomo, pero tampoco se desea compartir y construirse como una SL. Es decir, es un proceso en el cual una persona decide asumir la responsabilidad del proyecto por sí solo sin trabajadores o socios.

Al existir un único socio, la sociedad se puede constituir por una persona jurídica o física. Tiene, en líneas generales, los mismo principios que aporta el concepto anterior, pero se diferencia en que su único accionista estará a cargo de todas obligaciones que deriven del mismo.

Es común que, en estos casos, se pueda tener confusión sobre una SLU y un autónomo. Aunque parezcan una misma figura, funcionan de manera diferente. Este último es una persona física que realiza una actividad económica con el objetivo de tener beneficios económicos. Tiene responsabilidades ilimitadas y no hace separación entre el patrimonio de la empresa y el personal.

¿Cuáles son las diferencias entre una SL y una SLU?

Al desarrollar previamente los conceptos se asoman las diferencias más básicas de cada uno. Sin embargo, hay más puntos que les distancian y hacen más notorios los conceptos.

Número de socios

Este es, quizá, uno de los principales puntos que les distancian. Como bien se describe el concepto desarrollado, cada uno de los términos dispone de un número de socios particular. En la Sociedad Limitada se requiere un mínimo de una persona sin importar el número máximo. No existe limitantes; podrían ser cinco, ocho, 10 y más socios.

Por el contrario, en la Sociedad Limitada Unipersonal tan solo una persona es la responsable de todo el proceso. Generalmente, es el dueño del negocio quien asume todas las competencias. Puede ser una persona natural o jurídica. Esta es una de las principales características que le diferencian.

Trámites y legalidad

Para crear una Sociedad Limitada se deben cumplir con estos pasos:

  1. Registrar el nombre de la empresa.
  2. Abrir una cuenta bancaria.
  3. Establecer los estatutos de la empresa.
  4. Liquidar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
  5. Realizar trámites tributarios.
  6. Inscribir en el Registro Mercantil.
  7. Adquirir NIF definitivo.

Para crear una Sociedad Limitada Unipersonal se deben cumplir con estos pasos:

  1. Registrar el nombre de la empresa.
  2. Abrir una cuenta bancaria con una cuantía igual o superior a los tres mil euros.
  3. Establecer los estatutos de la empresa.
  4. Liquidar el Impuesto sobre Operaciones Societarias.
  5. Obtener el NIF definitivo.

Capital a invertir

Para una SLU es necesario tener un capital mínimo tres mil euros a mano, mientras que, para una SL también se requieren tres mil euros con un máximo de 12.000. En este último el capital se deriva de los distintos socios.

En cualquier caso, los trámites suelen ser más simples cuando se va a optar únicamente como autónomo. Los especialistas en el área recomiendan comenzar primeramente bajo esta figura y, con el tiempo pasar a una SLU o SL, según se desee.

Deja un comentario