Diferencias entre la responsabilidad solidaria y subsidiaria

En el mundo de las empresas, existen términos que son indispensables conocer. Si te mueves en estos gremios, es común que hayas escuchado sobre la responsabilidad solidaria y subsidiaria. Determinar la diferencia de estos es fundamental para entender las operaciones propias y de terceros.

Los dos términos tienen vinculación la “responsabilidad” que disponen los involucrados para pagar una deuda. Así como identificar quién de las partes es quien debe asumir el pago de la cuantía. Al tener fundamentos que se basan en ideas similares, es completamente común confundirlos.

Pero aunque parten de la misma raíz, son conceptos totalmente diferentes. Que se aplican en situación distintas, con características y consecuencias discrepantes.

Cada uno de estos juicios recae sobre uno de los integrantes de este proceso de pagos. Uno corresponde a la entidad o empresa y el otro al pagador. Al existir tantas confusiones alrededor de estos conceptos en materia fiscal, legal y mercantil, realizaremos este post para despejar las dudas.

¿Qué es la obligación solidaria y subsidiaria?

Previo a desarrollar las diferencias que existen entre cada uno de los términos, es importante conocer bien los conceptos. En líneas generales, son ideas con características mercantiles que pueden ir a lo legal y fiscal. Se aborda como un proceso basado en un acuerdo y las responsabilidades que tienen los actores en cumplirlo.

Cuando no se tiene mucha conocimiento sobre estas áreas, el proceso de investigación suele ser complicado porque los términos disponen de definiciones muy específicas sobre el gremio mercantil. Por ende, se hace más complejo para quienes desean entender. Para ello, vamos a explicar de forma sencilla cómo se comprende cada uno de ellos dentro del sistema.

Responsabilidad solidaria

La responsabilidad es la obligación que tienen las partes en cumplir con el acuerdo. En ella incurren varios actores que pueden ser los acreedores y deudores o cada uno por separado.

Es, en líneas generales, el compromiso que existe entre las partes de cumplir con el pago de una deuda. Eso significa que en esta deuda pueda haber una extensión a diferentes deudores principales. De esta manera, se puede solicitar de manera distinta a cada uno de ellos.

La característica que define por completo este término es la pluralidad de los deudores. Esos significa que un acreedor puede dirigirse directamente a cualquiera de ella y pedir el total de la cuantía. Y este mismo, frente a sus compañeros, es un deudor por partes.

Este tipo de solidaridad protege al acreedor porque facilita el reclamo de la deuda a cualquiera de los actores que fungen como deudores.

Responsabilidad subsidiaria

La responsabilidad subsidiaria, por su parte, es el mecanismo que tiene una persona o entidad de activar esta herramienta para solicitar el pago de una deuda como consecuencia de la omisión de una de las partes. Todo el proceso legal de este concepto está regido en la Ley General Tributaria.

En este caso, se le exige el pago a un tercero quien asume la obligación de sujeto pasivo cuando el sujeto pasivo real no haya declarado el proceso por cualquier motivo. Para llevar a cabo el trámite se solicita una audiencia como este responsable subsidiario para comprobar su deber y el importe a abonar.

Diferencias entre la responsabilidad solidaria y subsidiaria

Después de abordar los término se deja por sentado que son definiciones que, si bien nacen de una misma situación: el impago de una deuda, son totalmente diferentes. Se aplican y funcionan de una manera sumamente distinta. La principal diferencia entre ambas es la siguiente:

La responsabilidad solidaria es la obligación de un conjunto de personas de responder ante el pago de una deuda. Eso quiere decir que este grupo de ciudadanos o empresas asumen el compromiso solidariamente de proceder. Los acreedores, por su parte, tienen la obligación de exigirlo, sobre todo cuando el proceso se basa en un contrato.

La responsabilidad subsidiaria es la que adquiere una persona física o jurídica de forma indirecta sobre el pago de una deuda. Pasa a cumplir el papel principal cuando el titular del proceso se muestra indispuesto. Por ende, el ejecutar las cláusulas del acuerdo pasan directamente al siguiente responsable: el subsidiario.

¿La obligación solidaria o subsidiaria puede darse en un mismo caso?

Al ser conceptos que se aplican en escenarios totalmente diferentes, no es lo común, pero sí puede pasar. Podría ocurrir, por ejemplo, en la hipótesis de que un negocio recibe un préstamo grande para la actividad comercial. Y, al momento de lograr el acuerdo, se especifique todos socios asumen la responsabilidad del pago, como forma de aval.

Si el deudor principal no puede asumir el compromiso, pasaría a uno de los avalistas, cumpliéndose la responsabilidad subsidiaria. Pero si este último no realiza el proceso para saldar la deuda, el prestamista tiene la posibilidad de exigir el pago al resto de los socios, manifestándose la responsabilidad solidaria.

Deja un comentario