Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana

Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana
5 (100%) 2 vote[s]

También conocido como Plusvalía Municipal, es un impuesto que se grava por el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana. Esto debido a que de forma anual los bienes en España se revalorizan alcanzando cuantías superiores con las que fue adquirida. Eso significa que, si compras una vivienda, a final de año, tendrá un valor superior al que fue abonada. En caso de que el inmueble se compró en 80 mil euros, con el pasar de los años es posible que llegue a costar 150 mil euros. Este porcentaje de aumento se grava a través de este impuesto.

Este incremento se le conoce como plusvalía. Es importante saber que, todo lo regulado para el trámite y pago del mismo está a manos de cada Ayuntamiento. Eso quiere decir que la cuantía y proceso dependerá de lo establecido por la municipalidad. Si tienes que pagar este importe por la revalorización de tu bien o inmueble, continúa leyendo. En los siguientes artículos te mostraremos todo lo que debes conocer y hacer.

¿Qué es el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana?

Datos sobre la vivienda

Como antes explicamos, el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Iivvtnu) es el tributo que regula y exige el pago por el aumento de valor de los distintos inmuebles. El mismo es de carácter potestativo y se establece como un impuesto directo y de pago inmediato. Los negocios jurídicos, para gravar e impuesto, deben tener una transición de una pertenencia:

  • Compraventa.
  • Herencia.
  • Donación.
  • Permuta.
  • Concesiones administrativas o servidumbres.
  • Derecho de superficie.
  • Censo.
  • Exceso de adjudicación
  • Subasta judicial o notariada.
  • Expropiación forzosa.
  • Usucapión.
  • Derecho de habitación.
  • Usufructo vitalicio o temporal.

¿Quién está obligado a pagar el impuesto?

Otras reducciones de la renta

Los sujetos pasivos del impuesto o, personas que están obligadas a pagarlo, son:

  • Cuando se transmite, se constituye o se transmiten derechos reales de un terreno a título gratuito -regalo o donación-, el ciudadano que debe pagar el impuesto es la persona que obtiene el terreno.
  • Cuando el proceso se hace sin título gratuito -compra, venta-, el ciudadano que debe pagar el impuesto es la persona que trasmite el terreno, no el receptor.

Pese a esto, en una conversación, las personas involucradas en el proceso pueden llegar a un acuerdo sobre quién va a asumir el importe. Debes tomar en cuenta que estos «pactos» no involucran a la Administración Pública. En caso de que la cuantía no sea abonada, se reclamará al sujeto pasivo oficial del proceso. En caso de que se dé la segunda opción y el que transmite no tenga residencia en el país, el receptor es quien debe abonar la cuantía.

¿Qué operaciones obligan a pagar el importe?

Ya conocemos quiénes están obligados a pagar el impuesto. Sin embargo, existen operaciones que obligan a las personas a abonar el importe. Te mostramos cuándo debe hacerse:

  • Se vende un piso, un local o terreno de naturaleza urbana.
  • Cuando se obtiene un piso, un local o terreno de naturaleza urbana a través de una herencia o donación.
  • Se obtiene un derecho real sobre el piso, un local o terreno de naturaleza urbana.

¿Cuándo se excluye el pago del impuesto?

Únicamente bajo estas circunstancia se excluye el pago del impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana:

  • Las transmisiones de inmuebles y bienes entre cónyuges para favorecer a los hijos por sentencia en caso de separación de matrimonio, divorcio o nulidad.
  • Las transmisiones que realizan los cónyuges para abonar sus haberes comunes como el importe del régimen económico matrimonial.
  • Transmisiones de inmuebles y bienes que se ubiquen en el interior de perímetro limitado, por ejemplo, como un conjunto histórico artístico. Adicional a ello, todas aquellas que se consideren como un lugar de interés cultural. Todo esto cuando los titulares certifiquen que realizaron obras de mejor o conservación del bien.
  • Se excluirá del impuesto cuando este recaiga sobre las entidades o personas que vienen reguladas por la normas. Es decir: Ayuntamiento, comunidades autónomas, el Estado, instituciones benéficas y más.

Sobre el cálculo de las base imponible

tramitando declaración

La base imponible resulta de aplicar el valor que posee el terreno cuando se produce el impuesto. Este porcentaje lo fija el ayuntamiento donde se reside. Es por ello que, debes ir a tu municipalidad e investigar el porcentaje que tiene. Una vez investigado, el valor de terreno se calcula siguiendo las siguientes indicaciones:

  1. En cuanto a las transmisiones de terrenos: el valor debe concordar con el valor catastral del suelo que dicta la última factura del Impuesto sobre bienes e inmuebles.
  2. En cuanto a la constitución y trabajo de derechos reales: se tomará en cuenta el valor que posee a este siguiendo la ley del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados.

El porcentaje que se interpone es el que multiplica por el porcentaje otorgado por el ayuntamiento con la cantidad de años de pertenencia de terreno.

¿Cuál es la cuota del impuesto?

Para conocer cuál es el importe a pagar se debe ir al ayuntamiento. Como hemos dicho antes, la cuota la establece la municipalidad. La idea es que este no supere el 30 %. En este sentido, se calcula la cuota íntegra que resulta de aplicar el tipo de gravament a la base imponible. Finalmente, se establece cuota líquida que resulta de colocarle a la cuota íntegra la bonificación que puede ser de hasta el 95 % establecida por el ayuntamiento.

Sobre la liquidación del importe

En cuanto al pago del impuesto, el sujeto pasivo está obligado a presentarlo ante el ayuntamiento. Es importante que la municipalidad donde abone el mismo sea el lugar donde está establecido el bien o inmueble. Para llevo debe adjuntar toda la documentación referente a los contratos que dan nacimiento a la plusvalía.

Para hacer la liquidación del importe se debe cumplir con el plazo establecido. El mismo es de 30 días. Empieza a correr desde el día en el cual se produce el devengo. Cuando se refiere a actos mortis causa se estima un lapso de seis meses. Mediante una solicitud, puede prorrogarse el tiempo por seis meses más.

Después de leer todas estas líneas, esperamos que se hayan disipado tus dudas. Recuerda que este trámite se organiza mediante el ayuntamiento. Si tienes interrogantes más precisas, dirígete a ella y consulta tus preguntas.

Deja un comentario