Modelo de demanda con solicitud de medidas cautelares

ejemplo de petición de requerimiento judicial preliminar en filipinas

Las medidas cautelares, también conocidas como interdictos, son un recurso que impide a una parte realizar determinados actos o le obliga a actuar de una manera determinada. Por lo general, sólo está disponible cuando no existe ningún otro recurso en la ley y se producirá un daño irreparable si no se concede la reparación. El objetivo de esta forma de reparación es evitar que se produzcan daños en el futuro. Este tipo de órdenes, cuando se emiten antes de una sentencia, se conocen como medidas cautelares que pueden ser castigadas como desacato si no se obedecen. Debido a su fuerza coercitiva, la concesión de medidas cautelares está sujeta a la revisión inmediata de un tribunal de apelación. El criterio de revisión es el abuso de discrecionalidad. Como tal, una medida cautelar será anulada si el tribunal de apelación considera que el tribunal de primera instancia emitió la medida basándose en una aplicación errónea de la ley o en una constatación de hechos errónea.

Las medidas cautelares sólo suelen concederse en circunstancias extremas. La parte que solicita una medida cautelar debe demostrar: (1) un perjuicio irreparable en ausencia de dicha orden; (2) que el perjuicio amenazado para la parte actora es mayor que el perjuicio para la parte contraria resultante de la orden; (3) que la medida cautelar no es contraria al interés público; y (4) que la parte actora tiene una probabilidad sustancial de éxito en cuanto al fondo. Al considerar estos factores, se ha descrito que los tribunales aplican un enfoque de «escala móvil» en el que cuanto más probable sea que el solicitante tenga éxito en el fondo, menos daño irreparable (para el solicitante) debe demostrarse para conceder la orden judicial. No existe ningún medio matemático para equilibrar estos factores, por lo que el enfoque de la «escala móvil» se basa en el juicio intuitivo del tribunal. Cabe señalar que los tribunales no considerarán que existe un daño irreparable cuando los daños sufridos sean calculables. Nueva York ha sostenido que en tales situaciones, los daños monetarios sirven como un remedio adecuado.

demanda de medidas cautelares californianas

(a) Orden de restricción temporal.  Una orden de restricción temporal es una medida cautelar de corta duración que el tribunal puede emitir con menos notificación que la requerida para una orden judicial preliminar. Evita el daño irreparable hasta que el tribunal decida si debe emitir una orden judicial preliminar.

(1) Petición; propuesta de demanda; presentación. La parte que solicite una orden de restricción temporal debe presentar una propuesta de demanda para solicitar una medida cautelar junto con la moción. La parte actora debe presentar la moción, la propuesta de demanda y otros documentos de apoyo a más tardar el siguiente día hábil del tribunal después de su presentación. Si la parte actora no presenta estos documentos a tiempo, la orden de restricción temporal emitida terminará al final del siguiente día hábil.

(2) Notificación. La parte que solicite una orden de restricción temporal debe presentar una declaración en la que se expongan los esfuerzos realizados para dar al abogado de la parte contraria, si se conoce, o si no se conoce, a la parte contraria, una notificación razonable de la moción o las razones por las que no debe exigirse la notificación. Por notificación razonable se entiende cualquier forma de notificación razonablemente calculada para dar aviso real de la fecha y hora de presentación de la moción al tribunal, dando a la parte contraria la oportunidad de ser escuchada.

cómo presentar un requerimiento judicial contra el propietario

Las medidas cautelares, también conocidas como interdictos, son recursos que impiden a una parte realizar determinados actos o le obligan a actuar de una manera determinada. Por lo general, sólo está disponible cuando no existe ningún otro recurso en la ley y se producirá un daño irreparable si no se concede la reparación. El objetivo de esta forma de reparación es evitar que se produzcan daños en el futuro. Este tipo de órdenes, cuando se emiten antes de una sentencia, se conocen como medidas cautelares que pueden ser castigadas como desacato si no se obedecen. Debido a su fuerza coercitiva, la concesión de medidas cautelares está sujeta a la revisión inmediata de un tribunal de apelación. El criterio de revisión es el abuso de discrecionalidad. Como tal, una medida cautelar será anulada si el tribunal de apelación considera que el tribunal de primera instancia emitió la medida basándose en una aplicación errónea de la ley o en una constatación de hechos errónea.

Las medidas cautelares sólo suelen concederse en circunstancias extremas. La parte que solicita una medida cautelar debe demostrar: (1) un perjuicio irreparable en ausencia de dicha orden; (2) que el perjuicio amenazado para la parte actora es mayor que el perjuicio para la parte contraria resultante de la orden; (3) que la medida cautelar no es contraria al interés público; y (4) que la parte actora tiene una probabilidad sustancial de éxito en cuanto al fondo. Al considerar estos factores, se ha descrito que los tribunales aplican un enfoque de «escala móvil» en el que cuanto más probable sea que el solicitante tenga éxito en el fondo, menos daño irreparable (para el solicitante) debe demostrarse para conceder la orden judicial. No existe ningún medio matemático para equilibrar estos factores, por lo que el enfoque de la «escala móvil» se basa en el juicio intuitivo del tribunal. Cabe señalar que los tribunales no considerarán que existe un daño irreparable cuando los daños sufridos sean calculables. Nueva York ha sostenido que en tales situaciones, los daños monetarios sirven como un remedio adecuado.

cuánto cuesta presentar un requerimiento judicial

Sección 9. (1) Cualquier persona, que no sea una persona con derecho a entablar una acción en virtud de la sección once de este capítulo, que haya sido perjudicada por el uso o el empleo por parte de otra persona de cualquier método, acto o práctica declarados ilegales por la sección dos o cualquier norma o reglamento emitido en virtud de la misma o cualquier persona cuyos derechos se vean afectados por otra persona que viole las disposiciones de la cláusula (9) de la sección tres del capítulo ciento setenta y seis D puede entablar una acción en el tribunal superior o en el tribunal de la vivienda, según lo dispuesto en la sección tercera del capítulo ciento ochenta y cinco C, ya sea por medio de una demanda original, una reconvención, una demanda cruzada o una acción de terceros, por daños y perjuicios y por la reparación equitativa, incluida una orden judicial, que el tribunal considere necesaria y adecuada.

(2) Cualquier persona con derecho a interponer dicha acción podrá, si el uso o empleo del acto o práctica desleal o engañosa ha causado un perjuicio similar a otras numerosas personas en situación similar y si el tribunal considera en una audiencia preliminar que representa de forma adecuada y justa a esas otras personas, interponer la acción en su nombre y en el de esas otras personas en situación y perjuicio similares; el tribunal exigirá que se notifique dicha acción a los peticionarios no identificados de la forma más eficaz posible. Dicha acción no podrá ser desestimada, resuelta o comprometida sin la aprobación del tribunal, y la notificación de cualquier propuesta de desestimación, resolución o compromiso se dará a todos los miembros de la clase de peticionarios de la manera que el tribunal indique.

Deja un comentario