Retenciones profesionales, su aplicación y compensación en el IRPF

Las dudas sobre las retenciones profesionales y su efectiva aplicación a autónomos y emprendedores siguen generando muchas dudas, pero hoy responderemos todas esas preguntas que de seguro te haces a diario con relación a este tema.

En ayudatributaria.com entenderás mejor la definición de retenciones profesionales, cómo afecta a un empresario, quién puede retener y cuál es su compensación en el IRPF. También puedes leer otros artículos relacionados modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

¿Qué es una retención profesional?

Básicamente es el monto en dinero descontado por el pagador del total de una factura por nómina de empleados, servicios profesionales, entre otras consideraciones que exige las leyes en materia fiscal.

Debe ser asumida por el pagador, quien, a su vez, descuenta un porcentaje a un prestador de servicios cuyo nombre está en la nómina o factura.

El monto destinado como retención profesional debe ser consignado cada trimestre en Agencia Tributaria, por su puesto a nombre de la persona a quien se le ha realizado el descuento.

El porcentaje real de una retención profesional es de 15 % para profesionales autónomos. Sin embargo, los nuevos emprendedores tendrán que pagar solo un 7 %.

¿Quién es responsable de la aplicación de retenciones?

Primero que nada, hay que saber que los autónomos cuya actividad empresarial está incluida en la primera sección de Impuestos de Actividades Económicas (IAE) no están obligados a realizar retenciones.

Ahora los profesionales autónomos incluidos en la segunda y tercera sección sí que deben hacerlo con regularidad. Desde junio de 2015 hasta ahora, la retención es aplicable hasta un 15 %.

El monto entró en vigor después de que fuera publicado el Real Decreto. Y la medida representó una buena noticia para autónomos porque en los años 2013 y 2014 tenían la obligación practicar retenciones hasta de 21 %.

Hay que tomar en consideración que la clase de retención aplicable se encuentra estipulada en el Modelo 036Modelo 037 de Hacienda.

¿Cómo afecta?

Los expertos aseguran que la afectación económica por retenciones profesionales es neutro porque:

  • El pagador es quien paga la factura correspondiente, cuya retención es consignada en Agencia Tributaria de forma oportuna.
  • El vendedor es quien cobra el importe total de la nómina o factura, pero lo demás lo recupera al momento de hacer la declaración de impuesto de sociedades o de renta. Después Hacienda se encarga de devolver el importe.

¿Quién o quiénes deben poner en práctica la retención?

Generalmente los encargados de practicar la retención son aquellas compañías, autónomos o empresarios que se han visto en la necesidad de contratar servicios que a la postre deben pagar. Están sujetas a retenciones las siguientes rentas:

  • Nómina de los trabajadores de una empresa determinada.
  • Trabajadores liberales, quienes para el cobro de sus servicios deben emitir alguna factura.
  • Facturas de arrendamientos de propietarios de algún inmueble puesto en alquiler para el desarrollo de alguna actividad comercial.
  • Por pagos de dividendos a algunos socios, pero también de intereses por concepto de préstamos bancarios recibidos.
  • En facturas enviadas por empresarios por la ejecución de alguna actividad que se tribute bajo la modalidad de estimación objetiva módulo.

¿Cómo se hace una retención?

Si vas a practicar una retención, lo primero que debes hacer es documentarla según la actividad que estés desarrollando. Checa el siguiente modelo:

  • Retención para empresarios bajo estimación objetiva: La retención se hace a través de la factura que es emitida por un empresario.
  • Retención a profesionales: El importe se realiza por medio de la factura que es emitida por un profesional.
  • Retención por préstamos o dividendos: Se realiza en los recibos por concepto de liquidación.
  • Retención de alquiler: Se hace por medio de la factura del propietario de un bien inmueble.
  • Retención de empleados: Este tipo de retención es aquella que se ejecuta a través de la nómina.

¿Qué más debes saber sobre las retenciones IRPF?

Como trabajador autónomo estás en la obligación de hacer retenciones para Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Y ya que se trata de una práctica habitual, toma en consideración los siguientes elementos:

  • Las facturas que emiten los clientes particulares no requieren retenciones porque no realizan declaraciones en Hacienda. Las retenciones se incluyen en las facturas realizadas a personas jurídicas, autónomos y sociedades.
  • Si el 70 % de las facturas de un autónomo llevan retenciones, no está obligado a presentar declaraciones trimestrales ante el IRPF.
  • Son los clientes los encargados de consignar ante Hacienda las cantidades de cada retención. Los expertos hablan de la necesidad de solicitar certificados de retenciones a los clientes cada año. La intención es cotejar si las cantidades ingresadas por ellos se parecen a las de los autónomos.

¿Cómo se calcula?

Calcular la retención IRPF es sencillo. Basta con aplicar el porcentaje de retención derivado de cada una de las operaciones realizadas sobre el total de impuesto bruto de la factura o la nómina.

En facturas se calcula sobre el importe, incluso mucho antes de la aplicación de IVA.

Las facturas de los agricultores bajo módulos requieren de un cálculo distinto. Las retenciones en este caso se hace tomando en cuenta el total de la factura con IVA.

Las retenciones profesionales son de obligatorio cumplimiento. Autónomos y empresarios están sujetos a esta modalidad, según la actividad que desarrollen. Y en este artículo hemos aclarado las duda más recurrentes sobre este tema de importancia en el país. ¿Y tú… estás aplicando las retenciones profesionales correctamente?

 

Deja un comentario