¿Cómo se gestiona el IVA en operaciones intracomunitarias?

En España se conoce como operaciones intracomunitarias a aquellas de prestación de servicios y bienes entre países de la Unión Europea (UE). Dentro de este contexto, las administraciones de los países involucrados permanecen conectadas. Actualmente, estas se hacen cada vez más frecuentes, bien sea de ventas o de compras. El Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) está presente en cualquier transacción.

No obstante, cada país tiene su IVA diferente, pero en la UE se le dio un trato especial para quienes aparezcan en el registro de operadores del comercio intracomunitario. Por esta razón, en este artículo te diremos cómo se gestiona y toda la información relevante al tema.

¿Qué es el IVA intracomunitario?

IVA intracomunitario

Básicamente, el IVA intracomunitario se trata del impuesto derivado de compras y ventas entre países pertenecientes a la Unión Europea. Los beneficiarios de este IVA deben estar obligatoriamente inscritos en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI). En este sentido, la inscripción se hace en la Agencia Tributaria (AEAT) presentando el modelo 036 con la casilla “Alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios” seleccionada.

La aplicación de este tipo de IVA se lleva a cabo en operaciones entre empresas y profesionales. Por lo tanto, si un particular realiza la transacción, la factura llevará el IVA que le corresponde. Como mencionamos anteriormente, las operaciones pueden ser de venta o de compra. Por ello, dependiendo del tipo se declara el impuesto de una forma o de otra.

En cuanto a las ventas, estas se declaran diferenciando los bienes y servicios. Las mismas van exentas del cobro del IVA, lo que representa que no tendrá un tratamiento distinto. De esta manera, la declaración diferenciada será únicamente con la Agencia Tributaria. Por otro lado, en el caso de las compras, el comprador está obligar a pagar el impuesto. Este IVA se cancelará mediante el modelo 303.

¿Cuál es el procedimiento para declarar el IVA intracomunitario?

La AEAT de España cuenta con un gran número de modelos que sirven para realizar sus trámites y gestiones. Por consiguiente, la declaración del IVA intracomunitario se realiza a través del modelo 303 o el modelo 349. Cabe destacar que estas están exentas de IVA, no obstante, tienen que ser declaradas legalmente.

Por su parte, la Agencia Tributaria puntualiza que el modelo 303 debe declarar de la siguiente manera: las ventas en la casilla número 59 y las compras en las casillas número 10 y 11 respectivamente.  Mientras que el modelo 349 consiste en un resumen del total de las operaciones realizadas anualmente. Estas incluyen las ventas y las compras.

De igual manera, es importante destacar que no hacer la declaración con los modelos puede traer consecuencias, tales como: sanciones emitidas por Hacienda.

Aplicación del IVA en operaciones intracomunitarias

Transacción IVA

Este impuesto de clasificación intracomunitario es aplicable únicamente en compras y ventas de bienes y servicios de miembros de la UE. Igualmente cabe destacar que la aplicación de esta debe considerar tres aspectos primordiales:

  1. Si se trata de un bien o servicio.
  2. Tratándose de una compra o venta.
  3. Cuando el comprador es una empresa, profesional o particular.

Venta de bienes a empresas o profesionales

En este caso, si el comprador pertenece a la UE no se aplica el IVA en la factura. Por supuesto, esto aplica cuando el destinatario esté de alta en el ROI. Los compradores que no están de alta en el registro o no tienen un número NIF – IVA válida tienen que pagar el impuesto.

Venta de bienes a particulares

Por otra parte, cuando el destinatario es un particular que reside en un país distinto a la UE cambia la situación. En esta ocasión, el vendedor está en el deber y la obligación de aplicar la factura que corresponda al país del comprador. Cabe destacar que el vendedor debe estar inscrito como operador en la nación del cliente.

Compra de bienes

Las compras de bienes con fines comerciales tienen que liquidar el IVA, específicamente como si el comprador lo hubiese vendido en su mismo país. Una vez hecho esto, el comprador deduce el impuesto siguiendo procedimientos de la Agencia Tributaria.

Venta de servicios a empresas y profesionales

Por este lado, tiene que presentarse una factura al comprador sin incluir el IVA. Por lo tanto, es el comprador quien tiene que pagar este impuesto con las autoridades fiscales de su país.

Venta de servicios a particulares

Los consumidores particulares percibirán en la factura el IVA del país del vendedor. A excepción de servicios como telecomunicaciones, radiodifusión, televisión y eléctricos percibirán IVA del país del comprador.

Compra de servicios

Dentro de este contexto, la compra de servicios con finalidad económica tiene que aplicar la regla para la compra de bienes. En otras palabras, el comprador liquida el impuesto como si él hubiese vendido el servicio en su país. El valor puede deducirse de acuerdo a los parámetros de la Agencia Tributaria

Deja un comentario