Contrato de arrendamiento de local de negocio

Contrato de arrendamiento comercial mes a mes

EN CONSIDERACIÓN de que el Arrendador arrienda determinados locales al Arrendatario, el Arrendatario arrienda dichos locales al Arrendador y los beneficios y obligaciones mutuas establecidos en este Contrato, cuya recepción y suficiencia se reconocen por la presente, las Partes de este Contrato (las «Partes») acuerdan lo siguiente:

¿Qué es un Contrato de Arrendamiento Comercial? Un Contrato de Arrendamiento Comercial es un contrato que se utiliza cuando se alquila una propiedad comercial a otra persona o empresa. En general, un contrato de arrendamiento comercial incluye información sobre el propietario y el inquilino, que puede incluir un garante, el alquiler, la duración del contrato y cualquier otra información pertinente que constituya un término del contrato. La versión corta es un contrato de alquiler más general y no incluye ninguna cláusula o término que no sea absolutamente necesario.

Qué debe incluirse en un contrato de arrendamiento comercial

Un contrato de arrendamiento comercial es un acuerdo entre un propietario y una empresa para el alquiler de un inmueble. Permite a una empresa utilizar un inmueble con fines comerciales y establece los derechos y obligaciones del propietario y el inquilino.

Alquile un edificio completo a una empresa con este modelo de contrato de arrendamiento comercial. Este contrato de arrendamiento con seguro y reparación completa (FRI) ayuda a regular la relación entre el propietario y el inquilino hasta un máximo de tres años.

Establezca claramente las condiciones del contrato de arrendamiento y las obligaciones del inquilino, incluida la reparación y el mantenimiento del edificio, con este contrato FRI. Este contrato de arrendamiento permite la cesión y el subarriendo de todo el local y permite la exclusión de la seguridad de la tenencia. También permite al inquilino, al propietario o a ambos romper el contrato de arrendamiento en un plazo acordado.

Necesita un contrato de arrendamiento comercial si desea desarrollar su actividad en un espacio concreto. Un contrato de arrendamiento comercial enmarca la relación entre el propietario y el inquilino, y describe los fines comerciales para los que se puede utilizar una propiedad. Un contrato de arrendamiento comercial cuidadosamente redactado es esencial para llevar a cabo su negocio de forma adecuada, ya que, como inquilino, sólo puede utilizar la propiedad para los fines que se han establecido específicamente en una cláusula de «uso permitido de los locales».

Contrato de arrendamiento comercial de una página

El contrato de arrendamiento comercial de California es un contrato utilizado específicamente para alquilar espacios comerciales a empresas. Este documento escrito describe los términos y condiciones asociados con el alquiler de espacios industriales, tiendas minoristas y espacios de oficina. Este tipo de contrato suele ser más complicado que un contrato de alquiler residencial estándar.

La información que debe incluirse en un contrato de arrendamiento comercial varía en función de la normativa de cada estado.    Esta sección enumera todas las revelaciones que deben incluirse en un contrato de arrendamiento comercial en el estado de California:

Antes de subarrendar su propiedad de alquiler, un inquilino comercial debe obtener el permiso del propietario.    Si el inquilino no obtiene este permiso, puede enfrentarse a duras consecuencias, incluido el desalojo. La solicitud del inquilino para subarrendar debe incluir:

La ley de California dicta que el propietario no debe negar el permiso para subarrendar sin una razón válida.    Si el propietario tiene una razón válida para negar el subarriendo, debe documentar su razón por escrito. Si no se documenta adecuadamente, se asume que el arrendador está dando su consentimiento para subarrendar.

Contrato de arrendamiento comercial simple pdf

¿Qué diferencia a un contrato de arrendamiento comercial de un contrato de arrendamiento residencial? Un contrato de arrendamiento comercial es utilizado por un inquilino para alquilar un espacio para un negocio, mientras que un contrato de arrendamiento residencial es utilizado por un inquilino para alquilar una casa o un espacio para residir personalmente. Los arrendamientos comerciales suelen considerarse contratos entre personas de negocios bien informadas. En consecuencia, los inquilinos de inmuebles comerciales disponen de menos protección gubernamental que los de inmuebles residenciales. Dado que las partes son personas de negocios con conocimientos, la creencia subyacente es que deben ser capaces de negociar los términos del contrato de arrendamiento a su gusto. En consonancia con esta idea, las partes de un contrato de arrendamiento comercial suelen tener mayor poder de negociación y más capacidad de negociación que las partes de un contrato de arrendamiento residencial.

¿Por qué no es suficiente un contrato de arrendamiento verbal? El problema de los contratos de arrendamiento verbales es que pueden ser difíciles de aplicar. Si surge una disputa, un tribunal tendría que escuchar las pruebas y decidir qué versión de la historia aceptar. Si hay un acuerdo escrito, los tribunales suelen estar obligados a mantener los términos del acuerdo escrito aunque no les gusten. Algunas jurisdicciones exigen que todo contrato que tenga que ver con la tierra o con un interés en la misma se haga por escrito para que sea ejecutable.

Deja un comentario