Contrato de trabajo para extranjeros en españa

Derecho laboral español messi

Si eres de un país no comunitario y quieres trabajar en España, tendrás que solicitar tu permiso de trabajo y residencia, por lo que deberás presentar un contrato de trabajo o una oferta de empleo en forma de precontrato sellado y firmado por ambas partes (o una carta escrita en papel membretado del empleador español).

Los trabajos en España deben realizarse, al menos, en unas condiciones laborales mínimas, que se describen en el Estatuto de los Trabajadores y en el convenio colectivo aplicable.

La semana laboral estándar es de 40 horas, aunque varía en función de la ocupación. El descanso semanal estándar no interrumpido es de un día y medio (dos días para los menores), aunque también varía de una ocupación a otra.

El empresario debe deducir del salario del trabajador las cotizaciones mensuales a la Seguridad Social, en la medida en que éste supere el salario mínimo anual, que ronda los 600 euros al mes. Estas cotizaciones se calculan como un porcentaje de sus ingresos imponibles. Su empresario ingresará sus cotizaciones en la Tesorería General de la Seguridad Social.

Condiciones de empleo en españa

Cada uno de estos contratos tiene sus propias particularidades y cláusulas específicas en función de las características del trabajador y/o del empresario, así como sus prestaciones. Las empresas que contratan empleados deben conocer estas circunstancias y las prestaciones disponibles, ya que también pueden reducir sus costes mensuales.

También hay que tener en cuenta ciertos aspectos a la hora de firmar un contrato de trabajo, como si el contratante es un profesional joven, no tiene experiencia laboral, no se ha formado para el trabajo, pertenece a un grupo social específico o está inscrito como demandante de empleo.

Los ejemplos de contratos con bonificaciones son: los de emprendedores, garantía juvenil, servicio de hogar familiar, alta dirección, personas en riesgo de exclusión social, trabajo en grupo, discapacitados, centros especiales de empleo, atención temporal, relevo, etc.

Estos factores, así como las cláusulas del contrato, pueden limitar el tipo de contrato que se elija a la hora de celebrar un contrato de trabajo en España, ya que puede haber casos en los que las condiciones sean mucho más ventajosas que en otros.

Modelo de contrato de trabajo en españa

España está formada por 17 regiones o «comunidades autónomas». Aunque algunas competencias están descentralizadas en las regiones, la legislación laboral es principalmente de ámbito nacional, aunque existen diferencias regionales en áreas como los días festivos y algunas prestaciones de la seguridad social.

El elemento más importante de la legislación laboral es el Estatuto de los Trabajadores, que regula muchos aspectos de las relaciones laborales individuales y colectivas. Otras leyes, decretos ley y decretos se ocupan de una serie de cuestiones relacionadas, como la salud y la seguridad, los sindicatos, las huelgas, los tipos especiales de contrato/relación laboral, la seguridad social, la formación y el trabajo temporal. El Estatuto de los Trabajadores no se aplica a determinadas categorías de trabajadores, que se rigen por una legislación específica: además de grupos como el personal doméstico, los deportistas profesionales, los actores y determinados médicos y abogados, se incluyen los altos cargos.

El Estatuto de los Trabajadores y los demás estatutos relacionados con el empleo se recogen, por comodidad administrativa, en un único Código Laboral y de la Seguridad Social. Fuera del ámbito de este Código, la legislación en áreas como la igualdad/no discriminación y la protección de datos/privacidad también son relevantes para la relación laboral. La jurisprudencia, especialmente la del Tribunal Supremo, desempeña un papel importante en la interpretación de la legislación relacionada con el empleo.

Estatuto del trabajador español

Contrato indefinido: estos contratos de trabajo se pactan entre empresarios y trabajadores y no tienen una fecha concreta de finalización. Existen varios tipos en función del colectivo al que pertenezca el trabajador (jóvenes, discapacitados, mayores de 52 años, personas en riesgo de exclusión social, etc.).

Contrato de duración determinada: la relación laboral se establece por un periodo determinado y puede ser a tiempo completo o parcial. Los contratos se celebran por escrito, salvo en los casos de empleo temporal a tiempo completo por contingencias de producción por un periodo máximo de cuatro semanas.

Existen 32 tipos diferentes de contratos de duración determinada en los que la temporalidad se justifica por la finalidad del contrato, el objetivo de fomentar el empleo, por la función específica o el interés público de la contratación.

Contrato de trabajo por experiencia: los siguientes requisitos: La finalidad de este tipo de contrato es que el trabajador adquiera una experiencia profesional relacionada con los estudios previos. El trabajador deberá estar en posesión de un título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o equivalente, o de un certificado de profesionalidad, y no podrán transcurrir más de cinco años desde la finalización de los correspondientes estudios o desde la expedición de un certificado de equivalencia en España (siete años cuando el contrato se celebre con un trabajador discapacitado). En el caso de los trabajadores menores de 30 años, no se tiene en cuenta la fecha de finalización de los estudios.

Deja un comentario