Modelo prorroga contrato de arrendamiento de vivienda

Acuerdo de prórroga del contrato de arrendamiento mes a mes

La renovación de un contrato de arrendamiento se deriva del derecho del arrendatario a mantener la ocupación1. Este derecho está reconocido por el Código Civil de Québec y ha influido significativamente en el sistema actual de fijación del alquiler. El arrendatario no puede renunciar a él por adelantado (por ejemplo, con una cláusula en el contrato de arrendamiento).

Sin embargo, el derecho a mantener la ocupación significa que el arrendatario puede rechazar estos cambios y seguir viviendo en la vivienda. Si esto ocurre, el arrendador puede pedir al Tribunal Administrativo de la Vivienda que se pronuncie sobre los cambios propuestos.

Salvo en el caso de los alquileres preferentes2, el Tribunal ajusta el alquiler en función de los ingresos y gastos aplicables a la vivienda durante el periodo correspondiente (el año natural anterior al contrato de arrendamiento). Si procede, también puede tener en cuenta la calidad de los servicios o el uso de un accesorio o dependencia del inmueble o vivienda.

Los demás gastos se ajustan según los porcentajes de ajuste establecidos anualmente en el Reglamento relativo a los criterios para la fijación del alquiler. Estos porcentajes se aplican al total de los gastos incurridos en el año que precede a la finalización del arrendamiento.

Acuerdo de prórroga del contrato de arrendamiento pdf

Un contrato de alquiler de vivienda bien pensado es claro, con expectativas exhaustivas que describen las normas sobre animales domésticos, el importe del alquiler, el uso aceptable de la propiedad, los motivos de desahucio y mucho más. Los contratos de alquiler protegen la relación entre el propietario y el inquilino, y ninguno de ellos puede alterar el acuerdo sin consentimiento mutuo.

Los contratos de alquiler y de arrendamiento son similares, pero la gran diferencia suele ser la duración del contrato. Los contratos de alquiler suelen proporcionar al inquilino una situación vital durante un periodo de tiempo más corto, normalmente 30 días. Suelen denominarse contratos de mes a mes y no tienen necesariamente una fecha de finalización determinada. Se renuevan cada mes y, debido a esta renovación, tanto el propietario como el inquilino son libres de modificar los términos del acuerdo al final de cada mes (con la debida notificación, tal y como se indica en el propio contrato).

Con la posibilidad de crear y gestionar plantillas desde una interfaz fácil de usar, puede generar rápida y fácilmente formularios para contratos de alquiler a corto plazo o contratos de alquiler a largo plazo, o crear un contrato de alquiler de vivienda y una solicitud de alquiler.

Modelo de contrato de prórroga del contrato de arrendamiento

Una adenda de prórroga del contrato de arrendamiento es un contrato que amplía el plazo de un acuerdo de arrendamiento existente. El apéndice establecerá una nueva fecha de finalización del contrato de arrendamiento que tanto el arrendador como el inquilino acuerdan.

Además de ampliar la duración del contrato original, este apéndice también puede documentar cualquier cambio en el precio del alquiler durante el periodo de prórroga. Es habitual que el importe del alquiler original difiera (y aumente), especialmente si la prórroga es por un periodo corto. Este importe se indicará en el apéndice. Todas las demás condiciones del contrato de arrendamiento original permanecerán intactas.

Tanto las prórrogas como las renovaciones del contrato de alquiler permiten al inquilino (y al propietario) seguir alquilando un inmueble. Sin embargo, si quiere prorrogar su contrato de arrendamiento, querrá identificar qué documento es el mejor para sus circunstancias. Es importante tener en cuenta cómo la distinción entre una renovación o una prórroga del contrato de arrendamiento puede afectar a otras promesas y condiciones del contrato de arrendamiento. Aunque las prórrogas y las renovaciones tienen efectos similares, existen algunas diferencias.

Aviso de renovación del contrato al inquilino

Cuando se acerca el final de un contrato de alquiler, hay que tomar una decisión. Si el inquilino actual desea quedarse más tiempo, puede elegir entre renovar el contrato de alquiler o buscar otro inquilino. Encontrar un nuevo inquilino puede ser un proceso largo y costoso que implica la comercialización de la propiedad, la clasificación de las solicitudes, la presentación de la unidad y la selección de posibles inquilinos. Cuanto más tiempo se tarde en encontrar un nuevo inquilino, más caro será el proceso.

El Balance esboza algunas razones para renovar un contrato de alquiler, y las dos primeras implican tiempo y dinero. Si un inquilino decide quedarse con usted, puede ahorrarse el tiempo que tendría que dedicar a buscar un sustituto y a preparar el piso para un nuevo inquilino.

El gasto que supone la renovación de cada vivienda vacía asciende a una media de 1.750 dólares al mes. Esto es antes de tener en cuenta su tiempo personal (o el de su administrador de fincas), que podría emplearse mejor en otras tareas.

Si aumenta el alquiler para mantener el valor de mercado, pero no lo hace tan alto como para que el inquilino actual considere la posibilidad de mudarse, recibirá más dinero cada mes sin tener que gastar dinero para encontrar un nuevo inquilino. Tampoco tendrás que hacer una gran reforma del inmueble, a no ser que lo acuerdes durante las negociaciones del contrato.

Deja un comentario