Como tributan las subvenciones

Desventajas de las subvenciones

Una subvención o incentivo gubernamental es una forma de ayuda o apoyo financiero que se extiende a un sector económico (empresa o individuo) generalmente con el objetivo de promover la política económica y social[1] Aunque comúnmente se extiende desde el gobierno, el término subvención puede referirse a cualquier tipo de apoyo, por ejemplo de las ONG o como subsidios implícitos. Las subvenciones adoptan diversas formas: directas (subvenciones en metálico, préstamos sin intereses) e indirectas (exenciones fiscales, seguros, préstamos a bajo interés, depreciación acelerada, descuentos en el alquiler)[2][3].

Una subvención a la producción anima a los proveedores a aumentar la producción de un determinado producto compensando parcialmente los costes o las pérdidas de producción[4] El objetivo de las subvenciones a la producción es ampliar la producción de un determinado producto de forma que el mercado lo promueva, pero sin aumentar el precio final para los consumidores. Este tipo de subvención se encuentra predominantemente en los mercados desarrollados[3] Otros ejemplos de subvenciones a la producción son las ayudas a la creación de una nueva empresa (Enterprise Investment Scheme), a la industria (política industrial) e incluso al desarrollo de determinadas zonas (política regional). Las subvenciones a la producción son objeto de un debate crítico en la literatura, ya que pueden causar muchos problemas, como el coste adicional de almacenar los productos producidos de más, la depresión de los precios del mercado mundial y el incentivo a los productores para que produzcan en exceso, por ejemplo, un agricultor que produzca en exceso en función de la capacidad de carga de su tierra…

Tipos de subvenciones

Una subvención o incentivo gubernamental es una forma de ayuda o apoyo financiero que se concede a un sector económico (empresa o individuo), generalmente con el objetivo de promover la política económica y social[1] Aunque se suele conceder desde el gobierno, el término subvención puede referirse a cualquier tipo de apoyo, por ejemplo de las ONG o como subvenciones implícitas. Las subvenciones adoptan diversas formas: directas (subvenciones en metálico, préstamos sin intereses) e indirectas (exenciones fiscales, seguros, préstamos a bajo interés, depreciación acelerada, descuentos en el alquiler)[2][3].

Una subvención a la producción anima a los proveedores a aumentar la producción de un determinado producto compensando parcialmente los costes o las pérdidas de producción[4] El objetivo de las subvenciones a la producción es ampliar la producción de un determinado producto de forma que el mercado lo promueva, pero sin aumentar el precio final para los consumidores. Este tipo de subvención se encuentra predominantemente en los mercados desarrollados[3] Otros ejemplos de subvenciones a la producción son las ayudas a la creación de una nueva empresa (Enterprise Investment Scheme), a la industria (política industrial) e incluso al desarrollo de determinadas zonas (política regional). Las subvenciones a la producción son objeto de un debate crítico en la literatura, ya que pueden causar muchos problemas, como el coste adicional de almacenar los productos producidos de más, la depresión de los precios del mercado mundial y el incentivo a los productores para que produzcan en exceso, por ejemplo, un agricultor que produzca en exceso en función de la capacidad de carga de su tierra…

Efecto de la subvención en el excedente del consumidor y del productor

Una subvención o incentivo gubernamental es una forma de ayuda o apoyo financiero que se extiende a un sector económico (empresa o individuo) generalmente con el objetivo de promover la política económica y social[1] Aunque comúnmente se extiende desde el gobierno, el término subvención puede referirse a cualquier tipo de apoyo, por ejemplo, de las ONG o como subsidios implícitos. Las subvenciones adoptan diversas formas: directas (subvenciones en metálico, préstamos sin intereses) e indirectas (exenciones fiscales, seguros, préstamos a bajo interés, depreciación acelerada, descuentos en el alquiler)[2][3].

Una subvención a la producción anima a los proveedores a aumentar la producción de un determinado producto compensando parcialmente los costes o las pérdidas de producción[4] El objetivo de las subvenciones a la producción es ampliar la producción de un determinado producto de forma que el mercado lo promueva, pero sin aumentar el precio final para los consumidores. Este tipo de subvención se encuentra predominantemente en los mercados desarrollados[3] Otros ejemplos de subvenciones a la producción son las ayudas a la creación de una nueva empresa (Enterprise Investment Scheme), a la industria (política industrial) e incluso al desarrollo de determinadas zonas (política regional). Las subvenciones a la producción son objeto de un debate crítico en la literatura, ya que pueden causar muchos problemas, como el coste adicional de almacenar los productos producidos de más, la depresión de los precios del mercado mundial y el incentivo a los productores para que produzcan en exceso, por ejemplo, un agricultor que produzca en exceso en función de la capacidad de carga de su tierra…

Ejemplos de impuestos y subvenciones

Una subvención o incentivo gubernamental es una forma de ayuda o apoyo financiero que se extiende a un sector económico (empresa, o individuo) generalmente con el objetivo de promover la política económica y social[1] Aunque comúnmente se extiende desde el gobierno, el término subvención puede referirse a cualquier tipo de apoyo, por ejemplo de las ONG o como subsidios implícitos. Las subvenciones adoptan diversas formas: directas (subvenciones en metálico, préstamos sin intereses) e indirectas (exenciones fiscales, seguros, préstamos a bajo interés, depreciación acelerada, descuentos en el alquiler)[2][3].

Una subvención a la producción anima a los proveedores a aumentar la producción de un determinado producto compensando parcialmente los costes o las pérdidas de producción[4] El objetivo de las subvenciones a la producción es ampliar la producción de un determinado producto de forma que el mercado lo promueva, pero sin aumentar el precio final para los consumidores. Este tipo de subvención se encuentra predominantemente en los mercados desarrollados[3] Otros ejemplos de subvenciones a la producción son las ayudas a la creación de una nueva empresa (Enterprise Investment Scheme), a la industria (política industrial) e incluso al desarrollo de determinadas zonas (política regional). Las subvenciones a la producción son objeto de un debate crítico en la literatura, ya que pueden causar muchos problemas, como el coste adicional de almacenar los productos producidos de más, la depresión de los precios del mercado mundial y el incentivo a los productores para que produzcan en exceso, por ejemplo, un agricultor que produzca en exceso en función de la capacidad de carga de su tierra…

Deja un comentario