Asiento contable reparaciones y conservación

reparaciones y mantenimiento de bienes y equipos

Estas cuentas de mayor deben utilizarse también para registrar los proyectos de renovación, alteración y reconstrucción si dichos trabajos no prolongan significativamente la vida útil o aumentan el valor original de la instalación. Para obtener más información sobre cuándo deben capitalizarse estos trabajos, consulte el GAP 200.050, Capitalización de instalaciones y equipos.

Esta cuenta de mayor debe cargarse con el mantenimiento y la reparación de los sistemas de distribución de vapor relacionados con el sistema central de servicios públicos. Esto cubre todos los sistemas desde la planta de vapor hasta la estación reductora de presión en el edificio.

Esta cuenta de mayor debe cargarse con el coste de las renovaciones y alteraciones de las estructuras del edificio en la medida en que tales trabajos no prolonguen significativamente la vida útil o aumenten el valor original de la instalación.

Esta cuenta de mayor debe cargarse con el coste de las renovaciones y alteraciones de los sistemas eléctricos de los tipos descritos en las cuentas de mayor 662300 y 662400 si dichos trabajos no prolongan significativamente la vida útil del sistema.

ejemplo de reparación y mantenimiento

Los gastos relacionados con los activos amortizables se dividen en dos grandes categorías: gastos ordinarios y gastos de capital. Los gastos ordinarios incluyen las reparaciones normales, el mantenimiento y la conservación. Los costes asociados a estas partidas se consideran gastos normales de funcionamiento, y se registran cargando las cuentas de gastos y abonando el efectivo u otra cuenta apropiada. Los gastos de capital aumentan la utilidad o la vida útil de un activo, y se reconocen incrementando el valor neto contable del mismo.

Hay dos maneras de aumentar el valor neto contable de un activo: se puede cargar la cuenta de activo, aumentando así el coste reconocido del activo, o se puede cargar la cuenta de depreciación acumulada correspondiente al activo, disminuyendo así el importe de la depreciación previamente asignada al activo. Si el gasto de capital sirve principalmente para aumentar la utilidad o el valor del activo, la cuenta de activo debe cargarse. Por el contrario, si la inversión sirve principalmente para aumentar la vida útil o el valor de recuperación del activo, debe cargarse la cuenta de depreciación acumulada. Estos juicios no siempre son claros, y las discusiones sobre la mejor manera de registrar los gastos de capital suelen tratarse en cursos de contabilidad más avanzados. Sin embargo, debe estar preparado para ver los gastos de capital registrados en la cuenta de activos o en la cuenta de depreciación acumulada del activo, y debe reconocer que el efecto sobre el valor neto contable del activo es el mismo de cualquier manera. Considere cómo un gasto de capital de 10.000 dólares cambia el valor neto contable del camión.

¿qué tipo de gastos son las reparaciones y el mantenimiento?

Gracias por tu comentario. Según mi experiencia, creo que lo más fácil es averiguar el diario que hay que registrar mirando las transacciones anteriores. Al ir a Informes>>Informes de la empresa>>Diario se muestra cómo se han asignado esas transacciones.

En el gasto de dinero, se han cargado 909,09 dólares a la cuenta de gastos de vehículos. Quería reasignar ese gasto a Reparaciones y Mantenimiento. Así que registré un Diario General que cargó la cuenta de Reparaciones y Mantenimiento y acreditó a la cuenta de gastos de Vehículos Automotores la cantidad de $909.09.

Si ejecuto el informe de detalles del libro mayor y filtro por la cuenta de gastos de vehículos de motor, puede ver que hay un débito y un crédito para esa cantidad y el saldo es de $ 0.00. Si está moviendo todas las transacciones de vehículos motorizados a esas nuevas cuentas, querrá que la cuenta de gastos de vehículos motorizados sea de $0.00 también.

ejemplo de gastos de mantenimiento

El año fiscal 2019 trae una buena oportunidad para echar un segundo vistazo a la reclasificación de los activos más antiguos como gastos de reparación y mantenimiento bajo las normas de propiedad tangible. Estas normas, finalizadas en septiembre de 2013 (T.D. 9636), afectan a un amplio segmento de contribuyentes y proporcionan una orientación considerable sobre la capitalización y el gasto relacionado con los bienes tangibles. En el año de su aplicación -2014 para muchos contribuyentes- las normas permitieron la oportunidad de corregir ciertas partidas pasadas que no cumplían con la nueva normativa a través de un cambio automático de método contable. Para los contribuyentes que aplicaron la normativa sobre bienes tangibles en 2014, la expiración del plazo de cinco años para presentar otro cambio automático de método para el mismo artículo, que se encuentra en la Rev. Proc. 2015-13, puede permitir a los contribuyentes la oportunidad de reconsiderar el gasto de ciertos activos más antiguos a través de un cambio automático de método.

Para el año fiscal 2014, muchos contribuyentes presentaron un Formulario 3115, Solicitud de Cambio de Método Contable, para adoptar los nuevos métodos requeridos por las regulaciones de bienes tangibles. Los contribuyentes declararon un ajuste de la Sec. 481(a) para reflejar una corrección de la subcapitalización y el gasto de años anteriores. En el caso de algunos contribuyentes, la nueva normativa dio lugar a ajustes importantes y favorables de la Sec. 481(a), pero en el caso de la mayoría de los contribuyentes, las nuevas normas dieron lugar a un ajuste mínimo o nulo de la Sec. 481(a).

Deja un comentario